©2018 by CHC LAS ROZAS. Proudly created with Wix.com

 
  • CHC Las Rozas

Hasta que se nos agotaron las pilas


Buen partido el realizado por el equipo de Liga Élite en su visita a Mallorca, pero las exigencias de un partido tan complicado nos permitieron llegar hasta donde pudimos.

La semana previa al partido había sido difícil, entre lesiones, exámenes y viajes de estudios la mitad de los jugadores con los que fuimos a Mallorca no habían podído entrenar ni sólo día, y nos presentamos con dos líneas justas y dos porteros, conscientes de la dificultad del encuentro. Pero tras la tranquilidad cosechada con la victoria lograda la jornada anterior frente al Castellbisbal salimos a la pista con las ideas muy claras y jugando de tú a tú a los locales. La primera situación complicada llegó cuando a los cinco minutos de juego cometimos la primera falta, pero fuimos capaces de superar lo dos minutos sin encajar un gol. Y no sólo eso, si no que menos de cinco minutos después, cuando restaban 15' 27'' para el descanso Daniel Cruz aprovechó una asistencia de Miguel Cruzat para poner el 0/1. Las cosas estaban saliendo muy bien, y el juego se mantenía equilibrado. Pero a falta de 13 minutos para la media parte nos vimos de nuevo con dos minutos de inferioridad, y aunque aguantamos casi hasta el final encajamos el 1/1 a falta de dos segundos para recuperar el jugador expulsado. El partido siguió con la misma tónica, muy equilibrado, hasta que en una jugada aislada fruto de la genialidad, Borja García puso el 2/1 restando seis minutos de la primera parte. Con 2' 29'' teníamos una superioridad a favor, pero restando 1' 05'' Daniel Cruz cometía su segunda falta, de manera que nos íbamos al descanso 2/1 abajo y con un minuto de inferioridad.


Se antojaba fundamental no encajar gol en el minuto que nos restaba con un jugador menos, y así fue, y de nuevo pasamos a un partido equilibrado, jugado a buen ritmo y con oportunidades por ambos lados. Restando 22 minutos para el final nos vimos con una superioridad a favor, una situación ideal para empatar el partido y volver a meter presión al contrario. Y no sólo no aprovechamos los dos minutos, si no que realizamos una falta, la cual fue la tercera de Daniel Cruz. Esto significaba que íbamos a tener que jugar con uno menos durante doce minutos. Y nos rompió, nos quedamos con siete jugadores de campo, y en un partido en el cual estábamos dándolo todo para resistir el nivel de juego del España no fue suficiente para seguir en la batalla. Cuando llegó el minuto 9' 44" y recuperamos a Daniel Cruz el marcador lucía un 5/1 dificil de salvar. De ahí al final, dos goles por cada bando, los nuestros anotados por Miguel Cruzat y Javier Salido, para cerrar el partido con el definitivo 7/3.


Buen partido de los nuestros que fueron capaces de jugar de tú a tú en su casa a uno de los equipos grandes de la liga, a pesar de todos los problemas con que llegamos a la cita. Esperemos que poco a poco vayamos recuperando jugadores, algo que nos permitirá afrontar de mejor forma compromisos tan complicados como es visitar la pista de un equipo tan completo como el España.

Con este resultado nos quedamos prácticamente como estábamos, ya que los de abajo no sumaron puntos, salvo Castellón, lo que significa que nos vemos un poco más cerca de nuestro principal objetivo, la permanencia. Por su parte el España sigue asentado en la tercera plaza de la clasificación, con posibilidades de conseguir la segunda.

En el resto de partidos Castellbisbal cayó derrotado en casa frente al Rubí con un marcador de 2/7, lo que significa que los locales siguen en la última posición, y nos permite respirar un poco más, ya que si quieren alcanzarnos tienen que ganar 8 puntos de los 12 que quedan, y que nosotros no sumemos ninguno. Quien sí que sumó fue Castellón, quien empató en casa frente al Metropolitano, y aunque sumó sólo un punto (los de Bilbao ganaron en los penaltis) puede valer su peso en oro. Ahora mismo los levantinos son penúltimos con tres puntos de ventaja frente a Castellbisbal, pero la diferencia de goles les benficia, lo que significa que los catalanes tienen que hacer algo más que ganar un partido. Por su parte el Metropolitano dio un pequeño paso atrás en su objetivo de meterse en play off, pero aun así dependen de si mismos. Están a tres puntos del Molina, pero al haber ganado en Canarias en caso de ganar en Bilbao en la próxima jornada se pondrían cuartos, a pesar de ir empatados. Los vascos dependen de sí mismos. Quien hizo los deberes fue el Molina, ganando en su casa al Tres Cantos PC para seguir cuartos. Los tricantinos siguen en su diáspora particular siendo el único equipo, junto a Castellbisbal, que todavía no ha sumado puntos en la segunda vuelta. Jugar todos los partidos fuera está resultando muy duro. Quienes a punto estuvieron de dar la campanada fueron los Jokers, a pesar de que acabaron cediendo por un solo gol ante un CPLV que tuvo que sudar tinta para sacar los tres puntos de la pista de Sant Joan D'spi, marcando el definitivo 5/6 a falta de cinco minutos para llegar al final.