©2018 by CHC LAS ROZAS. Proudly created with Wix.com

 
  • CHC Las Rozas

Lección de tablas del campeón en nuestra visita a Valladolid

Normalmente, las cosas no llegan por casualidad, sobre todo cuando lo hacen de forma continuada. Decíamos en la previa que el CPLV había perdido efectivos desde la temporada pasada, y si bien es cierto, también lo es que no se gana la Copa del Rey, la Liga Élite y la Supercopa sin saber competir. Y ayer lo demostraron con creces en un partido en el que supieron aprovechar perfectamente sus ocasiones. Arrancó el partido con el buen ambiente que se suele vivir en Canterac, y a pesar del puente pudimos disfrutar de una grada bastante repleta. Desde el principio el puck fue de los locales, quienes salieron con muchas ganas en su primer partido de la temporada ante su público. A los tres minutos de arrancar el partido una superioridad a favor nos permitía tomar aire, pero los contrarios robaron el puck y fueron capaces de mantener la posesión durante un minuto. Y en el minuto restante no fuimos capaces de generar demasiado peligro. Recuperada la igualdad volvió la tónica de dominio local, pero ahí se vio el buen trabajo que llevamos hecho en la defensa, y los del CPLV no eran capaces de generar situaciones de peligro. Pero una de las desventajas que tiene el ceder la posesión es que aumentan las posibilidades de cometer falta, y restando 15 minutos para la media parte nos quedamos con un jugador menos. Faltando segundos para superar la inferioridad Marcos Pérez consiguió anotar el 1/0 para los locales. A partir de aquí más de lo mismo, dominio local y buena defensa visitante, pero de nuevo otra falta en contra nos puso dos minutos en situación de inferioridad, y de nuevo Marcos Pérez consiguió anotar de excelente jugada personal. Con este marcador llegamos al descanso, habiendo recibido 16 tiros y realizado 8.

Arrancó la segunda parte, y si queríamos tener opciones íbamos a tener que mantener la concentración en defensa y mejorar mucho en ataque, sobre todo gestionando la posesión. Y así fue, en un arranque muy distinto al primer tiempo comenzamos a tener más el puck, y seguimos firmes en defensa. Cumplimos los primeros cinco minutos de juego sin que los contrarios se hubiesen acercado a nuestra portería, pero de nuevo una expulsión en contra nos hizo encajar el 3/0, anotado por Jan Vyoral, que ponía las cosas muy cuesta arriba. Ahí podíamos habernos ido del partido, pero no fue así, y seguimos jugando con criterio, aunque enfrente teníamos a un CPLV muy serio con un Kaukinen bajo los palos que abortaba cualquier acercamiento. Con poco menos de trece minutos por jugar nos vimos con un jugador más en pista, gracias a una expulsión de los contrarios, pero lejos de aprovecharlo sufrimos una expulsión en contra cuando restaban 30 sg para recuperar la igualdad. Una vez que el CPLV recuperó al expulsado volvió a jugar con criterio y de nuevo consiguió anotar, esta vez por mediación de Olmo Ercilla. Restaban diez minutos para el final, y la victoria estaba muy cara. Aun así no bajamos los brazos y nos hicimos con los mandos del encuentro. Al igual que había sucedido al principio del partido, cuando el CPLV tenía la posesión y nosotros cometíamos faltas, ahora eran ellos quienes se veían obligados a arriesgar en defensa. Fruto de ello llegaron las expulsiones locales, una restando ocho minutos y otra faltando tres, que nos permitieron gozar de oportunidades para abrir el marcador. Pero en algunos casos la suerte y en la mayoría el buen hacer de Kaukinen bajo los palos nos impidieron irnos con el buen sabor de boca de haber marcado en nuestro estreno en Canterac.

Al final, un partido mucho más igualado de lo que se podía esperar (25 tiros los locales por 22 nuestros), con cuatro expulsiones para cada uno, pero que se decidió por el saber estar de un equipo que demostró por qué es el campeón de todo, y que arranca la liga habiendo encajado solamente un gol en dos partidos, algo tremendamente meritorio. Dicen que el ataque gana partidos, y la defensa títulos. Y si a esa buena defensa le unes el saber aprovechar tus oportunidades, se explican muchas cosas.

Por nuestra parte tenemos que estar moderadamente satisfechos, ya que le plantamos cara en su feudo a un gran equipo. Pero hay que mejorar en muchas cosas, ya que solamente llevamos dos goles en dos partidos. Hay que seguir trabajando.

En cuanto al resto de partidos, derrota por la mínima de nuestros vecinos de Tres Cantos en el Laura Oter, donde el HC Rubí CP se llevó los tres puntos con un marcador de 4/5. Los de Barcelona salen de sus dos primeros partidos, ambos como visitantes, con un pleno, empatando en lo más alto de la tabla con el CPLV. Sin lugar a dudas el enfrentamiento en Barcelona entre estos dos equipos es el partido de la próxima jornada, con el liderato en juego. Idéntico resultado el que se produjo en el CP Castellbisbal-Molina Sport, partido en el que se llevaron los puntos los isleños, con cuatro goles anotados por sus fichajes suecos. Por su parte el Castellbisbal sigue siendo un equipo que marca mucho (lleva once goles en dos partidos) pero encaja mucho más (16 goles), lo que le ha dejado el casillero a cero. Sólo nos queda un partido con dos equipos que venían de situaciones diferentes en relación con la temporada pasada, por un lado un Metropolitano reforzado con el fichaje de Jan Andrysek, y por el otro un Jujol, que jugaba de local, que venía de perder a tres importantes jugadores. Pero los de Jujol realizaron un partido muy  serio y se llevaron los tres puntos con un resulado de 6/5 ante un Metro que todavía no conoce la victoria en las dos jornadas que llevamos disputadas.